Valoranos!

En los tiempos que corren, en los que la mujer, además de llevar  en la mayoría de las ocasiones el peso de la casa, debe trabajar fuera, es difícil saber llevarlo sin que el ritmo y la tensión le impida disfrutar de la vida y  tenga  la sensación de estar siempre solo a medias en todo.

¿Pero cómo hacerlo?

  • Lo primero y más importante es que si  se convive en pareja, hay que apoyarse en esta, y acordar aquellas labores que cada uno puede y tiene la responsabilidad de desempeñar.
  • Es importante  organizar muy bien el tiempo, pero sabiendo que se debe incluir algún momento para una misma a la semana, que  ayude a liberar tensiones o simplemente a cuidarse.
  • Aprender a  desconectar del trabajo una vez que se acabe la jornada, de esta manera se evita estar continuamente  hablando del compañero, del jefe, de la carga de trabajo, y  así poder centrarte más en los hijos, pareja,,,
  • No sentirse culpable por tener que trabajar y no poder estar todo el tiempo que se quiere con los hijos, pues no se trata de cantidad sino de calidad, para ello hay que pararse un momento a jugar, escucharlos o simplemente estar con ellos y no descargar en ellos las tensiones que se traen del trabajo.
  • No intentar compensar con caprichos la falta de tiempo, necesitan una madre que les ponga normas, que se ría con ellos, que les acompañe y que se enfade con ellos, en definitiva una madre que los eduque en el más amplio sentido de la palabra.
  • El fin de semana no puede ser solo para hacer aquello  que no se pueda hacer entre semana, habrá que reservar momentos para estar con amigos, pasear,  practicar algún deporte, y esto además, si se quiere, también podrá hacerse en familia.
  • Buscar algún momento del día para estar relajados con la pareja, donde cada uno pueda expresar como le fue  y como se encuentra, no se debe descuidar la comunicación y en definitiva la pareja.
  • Tener proyectos e ilusiones que  ayuden a  tener fuerzas en esos días en los que todo parece más complicado, las ilusiones nos hacen ver más allá del problema.
  • Si ves que no puedes con todo y se puede permitir, habrá que buscar ayuda externa para aliviar la carga de cosas pendientes por hacer  diariamente.
  • No compararse con nadie, cada persona hace y lleva su casa e hijos como sabe o como puede. Las comparaciones,  en la mayoría de las ocasiones,  consiguen hacer sentiros mal  e inferiores.
  • No se debe olvidar que los hijos, al ver a su madre,  aprenden cosas y valores, siendo  uno de ellos el que las cosas se consiguen con esfuerzo, constancia y trabajo y eso también es muy importante.
  • No se debe esperar la valoración de los demás, aunque sería lo justo, el valor se  lo tiene que dar uno mismo por el esfuerzo  y el cariño que pone en las cosas que hace, por lo que cuesta estar al cien por cien en el día a día.
  • Aunque se tenga poco tiempo, no se puede olvidar que hay que cuidarse en lo físico y en los psicológico porque a pesar de tener que trabajar, llevar la casa, preparar comidas  e ir a tutorías, …hay una gran tarea, ser felices.