Valoranos!

Consejos para reducir el consumo de tabaco.

En determinados momentos de la vida las personas que fuman se plantean en repetidas ocasiones dejarlo, acabando la mayoría de las veces en un intento frustrado debido a varias causas, fundamentalmente de origen fisiológico, psicológico y social.

Si se deja de fumar se sufre el síndrome de abstinencia  a la nicotina, cuyas principales características son:

  • Irritabilidad.
  • Deseo irremediable de fumar.
  • Ansiedad.
  • Dificultad en concentrarse.
  • Descenso del ritmo cardíaco.
  • Incremento del apetito.

Se puede evitar este temido síndrome si se realizan ciertas actuaciones que ayudan a disminuir el consumo de cigarrillos consumidos al día:

  1. Reducir algún cigarrillo de los que te fumas al día, por ejemplo el de la hora del café, el de cuando conduces, el de cuando te despiertas por la mañana, el de cuando tienes hambre o el de cuando estás aburrido…
  2. No fumar el cigarrillo hasta el final, dejar un tercio sin fumar.
  3. No aceptar ofrecimientos de cigarrillos.
  4. Reducir la profundidad de la inhalación para aspirar menos humo.
  5. Llevar el cigarrillo a la boca solo para fumarlo.
  6. Comunicar a  otras personas que vas a dejar de fumar en los próximos treinta días.

Con estas actuaciones estarás reduciendo la dependencia fisiológica a la nicotina, la psicológica asociada a la necesidad de fumar en determinados momentos del día y la social con el compromiso expuesto ante las personas de tu entorno de tu deseo de dejar de fumar.

¿Estás ya dispuesto/a  a intentarlo?