Valoranos!

El tartamudeo se caracteriza por la falta de fluidez en la dicción caracterizada por bloqueos y repeticiones de sílabas, también se produce una entonación incorrecta al contenido semántico. Está también alterada la tasa respiratoria y se da rigidez en los músculos que intervienen en el habla.

La falta de fluidez puede ser considerada en un principio un problema madurativo. Desde los tres a los siete años las personas lo consideran normal, es decir que el niño en esta etapa comete gran cantidad e de errores porque está aprendiendo a hablar.

Según estudios realizados existe gran variabilidad en los síntomas presentados en un comportamiento que se considere tartamudeo. Según el estudio de Costello e Ingham se pueden indicar estas variables implicadas en el tartamudeo:

1.-      El niño tartamudo realiza pausas que no encajan con las reglas de comunicación para su discurso.

2.-    Repite sílabas, palabras o frases como intento de pronunciar la palabra bloqueada.

3.-          Contrae los músculos de la cara y cuello para hablar y superar un bloqueo.

4.-          Repite la sílaba o palabra anterior en un intento por superar un bloqueo.

5.-          Si habla en voz muy baja no tartamudea.

6.-          Reduce el tartamudeo a la mitad cuando sigue una lectura con otra persona.

7.-          Reduce el tartamudeo al silabear.

8.-          El miedo al tartamudeo es una fuente de nuevos errores.

El inicio del tartamudeo se da cuando aparecen una serie de errores en el aprendizaje y concuerda además con ciertos facilitadores como por ejemplo padres que hablen deprisa o que tartamudean, una alta exigencia en el nivel de ejecución del habla o hacer crítica a los errores de dicción. Hay que añadir también la predisposición genética.

La tartamudez como problema psicológico aparece cuando el niño intenta buscar soluciones para resolver el tartamudeo. Lo cual suele ocurrir en la adolescencia o antes si los adultos de su entorno insisten en la necesidad de que se esfuerce por no tartamudear.

Es posible que en este punto y con la ayuda de padres, maestros y especialistas del lenguaje el niño encuentre soluciones correctas facilitadoras de la fluidez.