El diez de octubre se celebra a nivel mundial el día de la Salud Mental a iniciativa de la Federación Mundial de la salud mental y se celebra en más de cien países.

Día de la Salud mental en España

En España se celebran diversos actos a iniciativa de la Confederación de la Salud Mental España cuyo lema para este año es “Soy como tu aunque aún no lo sepas” y otros más  propiciados por organismos públicos y privados.

En mi artículo de hoy quiero hacer un análisis sobre  la necesidad existente aún en nuestra sociedad de que se acepte al enfermo mental como un enfermo más, como alguien que necesita de atención especializada y que una vez reciba el tratamiento psicofarmacológico y psicoterapéutico adecuados debe favorecerse su integración con normalidad, ofreciéndole todo el apoyo necesario hasta  que llegue a sentirse uno más. Quizás este lema puede hacer referencia a esto, al desconocimiento que aún existe hacia algunas  enfermedades y puntualmente hacia los enfermos mentales.

Normalización de la enfermedad mental

Desde mi punto de vista aún queda mucho camino por recorrer, y aunque es cierto que las administraciones tienen este objetivo presente y se está avanzando bastante, aún se hace necesario romper con el estigma de enfermo mental y dejar de ver a este enfermo como a alguien diferente, como alguien que  no tiene posibilidad de recuperación, sin posibilidad de integración social y del que debo apartarme  porque puede llegar a ser peligroso, y esto es algo que corresponde a cada uno de nosotros, enfermos, familiares, profesionales de la salud mental y en general a todos.

 En este sentido hay un número muy elevado de pacientes que temen acudir a la consulta de un psicólogo o psiquiatra al pensar que acudir a estos profesionales es algo que va a generarles una dificultad añadida en su vida, en lugar de hacerles mejorar y ganar en calidad. Ya les cuesta acudir y cuando lo hacen,  acuden de forma sigilosa y encubierta sin ser capaces de expresar abiertamente sus necesidades, aunque el nivel de  sufrimiento, éste  se le antoje intolerable.

Efectivamente es un problema cultural, de aceptación y de normalización, en otras culturas diferentes a la nuestra, mejores o peores en valores, según la apreciación individual de cada uno, la figura del psicólogo y la asistencia a las consultas de los especialistas en salud mental en general, está mucho más normalizada, es simplemente algo necesario, tal como lo puede ser acudir al médico de familia cuando tengo un enfriamiento o al traumatólogo cuando tengo un dolor en el pié. El psicólogo es aquel profesional a quien acudo cuando tengo un dolor emocional y sufro por él sin encontrar la salida.

La salud mental de todos

Creo que para que se pueda dar este paso es necesario reconocer que todos podemos tener uno o varios problemas emocionales a lo largo de nuestra vida, porque realmente es así, los estudios estadísticos lo demuestran, sin embargo aún no se consigue entender que estos problemas pueden tener también solución si se da el paso de buscar la ayuda especializada de un profesional.

En este día de la Salud Mental, animo a que cada uno en la medida que le corresponda, de un paso hacia delante dirigido a conseguir que el enfermo mental y la enfermedad mental consigan encontrar el lugar que les corresponde dentro del concepto de enfermedad y de la salud general de cada persona, y por supuesto no quiero acabar este artículo sin agradecer el esfuerzo a todas aquellas personas que dedican su vida a trabajar para  que esto se consiga.

Cuánto daño ha hecho y sigue haciendo la utilización del término “locura”…