Valoranos!

Si nos preguntamos qué es lo que más nos puede excitar en un encuentro sexual es sin duda la comunicación no solo verbal o lo que decimos, sino la no verbal o lo que transmitimos, cómo una persona nos mira, nos toca, por el modo en que nos besa, por las palabras con doble sentido que nos dice, por la mirada penetrante…

Por eso podemos decir que la comunicación puede ser uno de los más potentes afrodisíacos que provoque un gran deseo sexual y ayude a provocar un encuentro apasionado. Y por ello ni que decir tiene que la comunicación puede, si no se sabe enfocar bien, matar o anestesiar el deseo, debido a que deja de haber confidencias, complicidades e intercambio de afecto.

Cuando detectamos la pérdida de deseo, el primer paso siempre debe ser  hablar de ello, sin lugar a dudas tendremos necesidad de expresar a  nuestra pareja muchas cosas, gustos, deseos, necesidades, miedos, inquietudes, … y tendremos mucha necesidad de ser comprendidos.

La comunicación en el cuerpo a  cuerpo de la sexualidad permite la adecuada combinación entre pasión y ternura, reglas para disfrutar con el otro, juegos que  nos hacen disfrutar, libertad para decir “no” en la expresión de una preferencia que no tiene por qué significar un rechazo ni desdén hacia el otro.

Solo mediante la comunicación se puede crear una atmósfera positiva y estimulante para conseguir un buen entendimiento y avivar el deseo, así como poder resolver conflictos, rutina, indiferencia, rechazo, etc. ,es necesario evitar  adaptarse al problema sin buscar soluciones  y por último la comunicación es absolutamente necesaria para tener un clima de autoconfianza, autoimagen, seguridad y autoestima.