Qué es el paranoidismo

El paranoidismo o trastorno paranoide de la personalidad es un proceso basado en la desconfianza hacia los demás, donde quien lo padece piensa que la intención de los otros hacia él es maliciosa. Quien sufre este  proceso cree firmemente que los demás basan sus actuaciones en conseguir engañarlo, en aprovecharse de alguna manera de él o en hacerle algún tipo de daño.

Desde este planteamiento,  las personas con este trastorno paranoide son superficiales en su  relación con los demás, evitan dar mucha información a los otros porque temen que la puedan utilizar para conseguir el objetivo de hacerles daño.

También llegan a tergiversar la información que se les da, malinterpretando algunos comentarios que no tienen el fin de crítica o menosprecio que ellos pueden darle confundidos por su ideación paranoide. Una característica que define a las personas con este trastorno es que tienen unas relaciones interpersonales poco satisfactorias, son muy suspicaces  y esto produce hostilidad, que se expresa mediante quejas y reproches que hacen muy complicado mantener una relación adecuada.

Suelen ser muy autosuficientes porque creen que los demás nunca les van a  ayudar, desconfían de ellos. Suelen verse implicados en situaciones complicadas incluso a nivel judicial por promover disputas innecesarias debido a su actitud hostil. En muchas ocasiones se dice que esta actuación no es más que una consecuencia de sus miedos.

Cómo se diagnostica el paranoidismo

Para diagnosticar este trastorno es necesario que se cumplan una serie de requisitos que afecten significativamente a la vida del paciente, el paranoidismo suele aparecer al inicio de la edad adulta y que se inicia sobre todo en un momento en el que se observa una búsqueda constante de soledad, escasas relaciones sociales y actividades en grupo, cursa con bajo rendimiento escolar, uso de un lenguaje peculiar que puede hacerles parecer raros o diferentes e incluso ser motivo de crítica de los demás.

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención psicológica o médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares. Toda esta información se facilita a ravés de los profesionales en nuestra cínica de Psicólogo en Córdoba.

[ec_stars_rating]