Esta época del año se asocia a la realización de menos actividades al aire libre producto de la climatología adversa. El invierno nos ofrece menos horas de luz diaria, por lo que se hace más difícil poder dedicar tiempo al ocio fuera de casa después de la actividad laboral o académica. De esta manera dejamos de percibir la luz solar, sabiendo que produce una estimulación positiva que mejora el estado de ánimo.

Aspectos como que la actividad en casa suele ser menos estimulante que la que se realiza fuera de ella y que realmente existe dificultad para llevar a cabo interacciones sociales hacen que aparezcan menos situaciones reforzadoras en la vida cotidiana. A veces se puede llegar a percibir que el día a día va pasando de forma rutinaria, con la única impresión de que se dedica  a trabajar y a realizar otras tareas que no son lo suficientemente agradables o gratificantes.

Desde este punto de vista la psicología ofrece varios consejos para que esto no llegue a suceder y algunos de ellos son los siguientes:

  • Procurar dejar algún tiempo para realizar actividades gratificantes fuera de casa.
  • Realizar alguna actividad física.
  • Dedicar el tiempo en casa para hacer algo realmente apetecible.
  • Dormir las horas necesarias.
  • Los fines de semana dedicarlos a realizar alguna actividad social, quedar con amigos, etc.
  • Poner objetivos a corto o medio plazo, donde se incluya alguna cosa que sea motivadora.

El invierno es una estación que facilita menos la realización de actividades gratificantes, por ello es necesario actuar para conseguir aquello que sabemos que es necesario. El hecho de estar en casa o realizando actividades fuera de ella no placenteras conlleva sentimientos de tristeza y desesperanza.

Por otro lado es muy necesario poner objetivos controlados, es importante encontrar una relación precisa entre el factor tiempo y las actividades a realizar. A veces para llegar a darnos cuenta de que es necesario llegar a una meta determinada es necesario poner metas intermedias que nos hagan saber que vamos en la dirección correcta y por el camino adecuado.