fbpx

Sufrir estrés al volante es uno de los problemas más habituales entre los conductores, ya que debido al ritmo de vida tan frenético que llevamos, se le suman las prisas y la tensión de la conducción.

El estrés junto a la fatiga llega a ser uno de los principales factores que influyen en los accidentes de tráfico, ya sea por nuestro estilo de vida o por factores tan relevantes como los atascos, para ello debemos tener en cuenta que la seguridad vial es responsabilidad de todos y que si estos factores influyen en nuestro día a día debemos tomar las medidas necesarias para evitarlos.

Algunas de las medidas a tener en cuenta, pueden ser:

  • Salir con suficiente tiempo, para evitar cualquier imprevisto que pueda surgir.
  • Tener unos hábitos de vida saludables, los cuales hacen referencia a llevar una buena alimentación, hacer deporte para evitar el estrés de todo el día y sobre todo estar bien descansado.
  • Realizar paradas cuando sean necesarias, para estirar y relajar las tensiones del viaje.
  • Escuchar música relajante durante el camino.
  • Evitar los atascos y las zonas de mucho tráfico.
  • Conocer el camino para así evitar perderse, de esta forma evitaríamos el riesgo y el estrés que esto ocasiona.

Hay que saber que el estrés durante la conducción no siempre se puede evitar conociendo las causas y siguiendo los consejos para evitarlo, hay veces que la mejor decisión puede ser no conducir, ya sea por sentirte muy agobiado o por estar estresado por otros motivos, con ello podríamos evitar sufrir un accidente de tráfico y además no poner en riesgo a otros conductores.

Si los síntomas del estrés persisten o se agravan, lo más conveniente sería acudir a un profesional, el cual nos dará unas pautas para solventar este problema, que no solo afecta a la conducción sino a todas las áreas de la vida.