Si este verano  no es posible salir  a ningún lugar a disfrutar de las vacaciones, ya sea porque no coinciden nuestras vacaciones con las de nuestra pareja o simplemente porque no podemos salir a ningún sitio por otras circunstancias, es conveniente que realicemos una buena organización de nuestro tiempo para que nuestros hijos disfruten el mayor tiempo posible de sus vacaciones, sin que lleguen a tener sensación de aburrimiento o agobio por permanecer en su ciudad y no salir de su entorno habitual.

¿Qué actividades podemos realizar con ellos?

  • Podemos involucrarlos más en las tareas domésticas, esto no quiere decir que los hacemos responsables de estas labores, sino que ellos pueden ayudar por ejemplo a realizar la compra, limpiar, etcétera… pero siempre de la manera más amena posible para que no se les haga pesado realizar estas tareas.
  • Manualidades. Si se trata de niños pequeños podemos realizar con ellos actividades manuales, como por ejemplo hacer un cuaderno para guardar todos los recuerdos de este verano, hacer una fotografía al día para poder unirla a ese cuaderno o simplemente crear un álbum de fotos, …
  • Hacer deporte. Podemos salir con ellos de excursión al campo, hacer bicicleta, ir a nadar a alguna piscina que se encuentre cerca de casa, … O si no disponemos siempre de ese tiempo, podemos marcar una tabla de ejercicios en casa que a ellos les resulte divertida y así todos podremos realizar deporte divirtiéndonos.
  • También es bueno en verano reforzar las asignaturas que les han costado más durante el año, realizaremos un horario en el que los niños tienen que ponerse a practicar actividades con esas asignaturas y nosotros los ayudaremos para que no se le haga tan pesado realizar las actividades durante el verano.
  • Dejar que salgan con sus amigos, si estos no han salido a ningún lugar tampoco de vacaciones, esto también puede ayudarnos a relacionarnos con sus padres si los niños son muy pequeños aun para salir solos.

En definitiva, es importante que busquemos actividades de todo tipo ya que el verano es muy largo y los niños se aburren con gran facilidad. Por ese mismo motivo siempre debemos buscar alguna actividad nueva e ir innovando con las que ya tenemos para que el verano no se les haga tan pesado.