La sociedad actual lleva demasiado tiempo sufriendo una situación que se antoja dudosa e incluso pesimista sobre el futuro en general.

Los profesionales de la salud mental saben que esta situación ha provocado un aumento de casos clínicos en las consultas, especialmente ligados a estados de ánimo depresivo y a sintomatología ansiosa. Esto no es extraño si se tiene en cuenta que la ansiedad, por definición, es un estado de expectación sobre algo que pueda pasar y que se escapa al control de la persona en ese momento…. Efectivamente, desde este punto de vista esta expectación ante la situación laboral o económica futura pueden ser factores generadores de ansiedad.

Para que esta situación afecte en la menor medida a las personas es fundamental promover una buena higiene mental, donde se mantengan unos hábitos de vida saludables centrados principalmente en el hoy y no en el mañana incierto… Promover un ciclo de sueño-vigilia adecuado, realizar alguna actividad física, alimentarse de forma equilibrada, reservar un tiempo para el ocio y la relación con los demás y mantener una rutina estable son factores que ayudan a mantener la estabilidad emocional.

¡¡Procura siempre dar algún paso que te acerque al fin que quieres conseguir y no olvides nunca valorarte por ello!!