La adicción al trabajo (workaholic).

La adicción al trabajo no está reconocida como un trastorno mental, pero los profesionales entendemos que existe y que se da en un número cada vez mayor de personas debido sobre todo a la proliferación de las nuevas tecnologías y  también a la difícil situación laboral, por el miedo a perder el empleo.

El término workaholic, haciendo una referencia a la adicción al alcohol, lo acuñó ya en 1.971 un psicólogo norteamericano, Wayne Oates, quien lo definía describiendo en una publicación su propia actividad laboral, la cual catalogaba de excesiva y se definía así como adicto.

Para definir a una persona como adicta al trabajo, será necesario evaluar otros aspectos además del propio  tiempo de dedicación a la actividad laboral. También habrá que definir bien la situación emocional en la que se encuentra la persona en sus  momentos de descanso y si es capaz de divertirse, desconectar de su trabajo y disfrutar de una situación que debería ser relajante.

Es también indicativo el nivel de estrés que la persona refleja en su actividad laboral habitual. La persona con adicción al trabajo suele estar malhumorado y tenso la mayor parte del tiempo que realiza una actividad laboral.

En este sentido es muy difícil poder definir una línea que delimite cuando estamos realmente ante un problema de adicción a trabajo.

Los síntomas que pueden hacer pensar en que exista esta adicción pueden ser:

  • A nivel fisiológico aparece sintomatología ansiosa generalizada como tensión muscular, dificultad para conciliar el sueño, cefaleas, contracturas musculares, etc.
  • A nivel de pensamiento suele aparecer irritabilidad, necesidad de realizar más actividades relacionadas con el área laboral, agobio, etc.

Es muy significativo el hecho de que el adicto al trabajo no puede dejar de estar conectado a los problemas o las preocupaciones que le genera la actividad laboral, alejándose así de otras áreas importantes para su vida como son la familia y los amigos.

Si se determina que una persona sufre esta adicción es necesario que un profesional de la salud mental intervenga  para que le ayude a establecer un nivel de autocontrol adecuado para su actividad laboral. En ocasiones es necesario un tratamiento psicofarmacológico coadyuvante.

El principal objetivo del tratamiento será que el adicto consiga disfrutar de su familia y amigos tanto o más que de su trabajo.