Valoranos!

En la adolescencia los jóvenes experimentan muchos cambios a todos los niveles, físico, cognitivo, emocional, etc.

Estos cambios  se producen en poco tiempo  sin que los adolescentes hayan adquirido aún la  madurez emocional suficiente  que les capacite para poder adaptarse a ellos, por tanto suelen provocar inseguridades que en algunas ocasiones les afecta en su autoestima.

¿Qué debemos hacer los padres para orientar a nuestros  hijos en el desarrollo de una autoestima positiva durante estos años de la adolescencia?

  • En estas edades nuestros hijos no tienen un conocimiento de cómo son realmente, se pasan los días comparándose con los demás y buscando alguna referencia para parecerse a un modelo concreto, estos modelos marcarán sus actuaciones y si perciben que no consiguen seguirlos de cerca pueden realmente generar conflictos emocionales. Ayudémosle a desmontar esa idolatría por su modelo  escuchando lo que nos dice con paciencia,  pero también ayudándole a buscar toda la información posible sobre ese modelo hasta demostrar que también es un ser humano  normal con sus problemas, sus imperfecciones y que lo que ha conseguido ha sido con mucho esfuerzo y que aun así no es motivo de admiración para todos.
  • Enseñarle el valor de las cosas y el trabajo que existe detrás de lo que idolatra es muy necesario, los adolescentes se dejan llevar por la admiración, por lo que ven en ese momento, pero no entienden que para conseguirlo se requieren dar ciertos pasos previos, por ejemplo, si nuestro hijo quiere conseguir destacar en los estudios debe esforzarse por coger el hábito del estudio diario. Debe adquirir responsabilidades.
  • La paciencia de los padres es importante, así como adoptar una actitud positiva encaminada al objetivo que se quiere conseguir. No caer en la recriminación ni en el reproche. Siguiendo el anterior ejemplo, si no estudia, lo que deberíamos  hacer como padres seria ofrecerle un apoyo y orientación sobre cómo debería  organizar su tiempo de estudio para que sea eficaz.
  • Es necesario  enseñarle a valorar la diferencia individual, sus propias aptitudes,  de manera que no se afane en imitar a nadie aunque le pueda gustar su estilo, sino  que aprenda a valorar su propia forma de ser y de actuar.
  • Es importante que como padres, vayamos permitiendo que nuestro hijo tome sus propias decisiones y que empiece a asumir las consecuencias de éstas, así entenderá que las decisiones tienen consecuencias y que pueden conseguir objetivos  por ellos mismos,  con lo que estarán también venciendo sus inseguridades.
  • En definitiva, si queremos ayudar a que nuestros hijos desarrollen una autoestima sana y fuerte debemos empatizar con ellos, acercarnos a su forma de ver  la vida y actuar como guía y apoyo para acompañarlos  en su proceso de maduración sin presionarlos.