Valoranos!

Es importante saber tomar decisiones en nuestra vida porque constantemente nos encontramos con el dilema de tener que elegir entre dos o más alternativas que nos ofrecen los demás o nuestra propia situación personal.

Algunas decisiones son fáciles de tomar, porque tiene escasa repercusión para nuestro futuro como qué ropa ponerme, qué comprar, etc.

Sin embargo, hay otras situaciones muy difíciles y complejas de decidir, porque a corto o largo plazo nos van a afectar en nuestra propia realización personal, como por ejemplo las decisiones académicas o las profesionales.

Por todo ello, saber tomar decisiones es importante por las razones siguientes:

1.-          Saber elegir entre varias alternativas de forma reflexiva e independiente te hará ser el protagonista de tus decisiones y asumirás de forma responsable las consecuencias de tus acciones, así iras construyendo tu propio futuro con seguridad. Te sentirás a gusto contigo mismo y con los demás aumentando  la autoestima.

2.-          Si tomas las decisiones de forma impulsiva sin reflexión personal, es decir, sin descubrir los riesgos de las alternativas, tus decisiones pueden ser un fracaso total y disminuirá tu autoestima.

3.-          Si en tus decisiones te dejas llevar por lo que digan o hagan los demás, no serás el protagonista de tus elecciones,  dejarás que los demás decidan por ti, no asumirás las consecuencias de forma responsable, entonces te sentirás inseguro y con sentimientos de ansiedad y angustia.

¿Cómo tomar decisiones?

Para tomar decisiones de forma reflexiva es importante seguir una serie de pasos:

  • Define bien la situación conflictiva.
  • Establece un plan de acción mediante información y planteamientos.
  • Autoevalúate y clarifica tus valores.
  • Identifica las diferentes  opciones.
  • Analiza y descubre los riesgos de las decisiones.
  • Elimina alternativas y escoge una.

¡Ponlo en práctica la próxima vez que debas decidir!

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención psicológica o médica  directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.