Miedo a las agujas
5 (100%) 1 votos

Aproximadamente un diez por ciento de la población mundial presenta miedo a ser pinchado con una aguja, aunque en muchos casos el miedo es controlado y no afecta significativamente a quien lo sufre. Este problema afecta significativamente al paciente en los casos en que la fobia se centre en las agujas utilizadas en el entorno médico para llevar a cabo las pruebas necesarias para prevención de su salud. En estos casos el paciente puede incluso dejar de asistir a los chequeos de salud necesarios y finalmente puede acabar dejando también de asistir a las revisiones médicas con el riesgo  que esta actuación conlleva.

El miedo a las agujas se denomina también belonefobia y no solo conlleva la aparición o miedo a las agujas, sino que también se generaliza a cualquier objeto punzante como jeringas, cuchillos, alfileres, trozos de vidrio y cualquier objeto que pueda producir daño en quien lo sufre.

Las personas que padecen belonefobia sienten sensaciones de temor o angustia solo con el hecho de acercarse a un entorno relacionado con la exposición a   las agujas. En ocasiones ese temor puede verse aumentado con la aparición de sintomatología ansiosa más intensa y en última instancia puede llegar incluso a desmayarse, se estima que más de la mitad de las personas con belonefobia llegan al desmayo cuando se exponen a una situación de tener que ser pinchado con una aguja.

El inicio de esta fobia puede aparecer en la edad infantil a raíz de experiencias negativas ante situaciones médicas o también puede aparecer por causa fisiológica debido a la activación del nervio vago que hace reducir la presión arterial y producir desmayo.

Existen tratamientos psicoterapéuticos eficaces para vencer esta fobia que en ocasiones dificulta la vida normal de quien la sufre basados en el aprendizaje de técnicas de control de la ansiedad o para el manejo adecuado de la presión arterial. Estas técnicas se complementan con exposiciones, controladas por el psicólogo clínico, a las situaciones temidas.

Actualmente se utilizan técnicas de última generación basadas en la realidad virtual que ofrecen excelentes resultados para el manejo adecuado de esta fobia.