En estas fechas de rebajas en la que los comercios y grandes superficies ofrecen suculentos descuentos en sus artículos, esto puede actuar como una trampa para las personas que presentan esta tendencia a la compra compulsiva, también llamada oniomanía.

La aparición de este problema suele darse en la edad adolescente  prolongándose hasta la edad adulta  y más en mujeres que en hombres, edad en la que tiene un valor muy importante el ser aceptado socialmente y la pertenencia a un grupo.

Suele aparecer más fácilmente en chicas jóvenes de una familia de una posición económica media-alta o alta que no tiene que dar cuentas de lo que gasta, que suele ir de compras con las amigas y que le gusta “ir a la moda”. Indican la aparición de este trastorno  el hecho de que comience a gastar más de lo que puede, coja dinero a escondidas y lo gaste en caprichos.

La edad de aparición puede ser más adelante en otros casos, alrededor de los cuarenta años, donde la persona afectada suele comprar todos aquellos artículos que le recuerdan a un artista o a un famoso del momento, adquiriendo tantas cosas que no tiene tiempo de disfrutarlas. En los hombres el trastorno está más relacionado con las compras online, además de artículos de moda también se relaciona con la compra de tecnología.

Detrás de una persona con este problema siempre existen una serie de síntomas que son los encargados de que se de esta situación. El mecanismo de funcionamiento es similar al de una adicción, donde el sujeto se siente mal emocionalmente, necesitando liberar ese malestar haciéndolo en este caso de esta forma, aunque luego se siente peor porque ha realizado algo que le trae consecuencias negativas, en este caso gastar más de lo que debe.

Algunos de los síntomas o manifestaciones que muestran estas personas son:

  • Muestran elevada ansiedad en los lugares de compras.
  • Tiene pensamientos rumiantes que le incitan a comprar.
  • Deseo de controlar la tendencia a comprar sin éxito.
  • Una vez que realizan la compra se liberan de la tensión y existe sensación de bienestar.
  • Pasado un corto espacio de tiempo tras la compra surgen sentimientos de culpa y remordimiento.

Recomendaciones para prevenir la adicción a las compras:

Si te preocupa no ser capaz de reprimir la tentación de comprar todo aquello que te gusta, puede ayudarte lo siguiente:

  1. Evita pasar por los lugares donde se venden los productos innecesarios que sueles comprar habitualmente.
  2. Cuando tengas la necesidad de acudir a estos lugares, acude con alguna persona que previamente ha sido informada de tu problema y deba avisarte cuando observe que comienzas a actuar sin control hacia la compra.
  3. Evita ir de compras con las personas que lo haces habitualmente, porque actúan como reforzadores sobre la intención de comprar.
  4. Lleva una lista cerrada de las cosas que necesitas y no te salgas de ella.
  5. Establece un límite de gasto previamente antes de salir de compras y no lo sobrepases. Establece también un límite mensual.
  6. No utilices tarjetas de crédito.
  7. Evita subscribirte a boletines donde te ofrezcan publicidad de los artículos que más tentación te suscitan a la hora de comprar.
  8. Evita la compra online, la sensación de anonimato hace que te relajes y controles menos el gasto.

En el caso de que notes que tienes este problema y no consigues controlarlo por ti mismo/a, la terapia cognitivo conductual dirigida por un profesional especialista en psicología clínica ofrece buenos resultados y te puede ayudar a conseguirlo.