¿SABES QUE LA LENTITUD ESTÁ DE MODA? ¿SERÍAS CAPAZ POR UN DÍA DE ENLENTECER TUS MANECILLAS DEL RELOJ? HAZ LA PRUEBA POR TI MISMO/A.

Carl Honoré plantea la importancia de abogar por la lentitud, y se ha convertido en un movimiento mundial, conocido como “slow movement”, que trata de combatir nuestro acelerado ritmo en la vida cotidiana.

Si bien es cierto, en mayor o menor medida vivimos en la era de la velocidad, y nos impacientamos por cualquier cosa. Todo lo que nos rodea funciona con rapidez, desde el trabajo se nos fuerza a ir más deprisa para ser más eficientes; en nuestras tareas domésticas tenemos que ser auténticos/as torbellinos para que dé tiempo a todos los quehaceres diarios; las relaciones sociales a veces se descuidan porque no hay tiempo para cuidarlas, etc.

Pero… ¿a qué coste? Plantéate la siguiente pregunta ¿merece realmente la pena? Cuando hagamos balance de nuestra vida y descubramos que vivimos para el exterior y no para nosotros/as mismos/as, tal vez pueda aparecer el sentimiento del arrepentimiento, pero ya habremos agotado una parte sustancial de nuestra existencia.

De modo que ¿vas a seguir un modo acelerado y vertiginoso o estás dispuesto/a a empezar a priorizar, reorganizar tus actividades, ejercer cambios en tu rutina diaria, revalorizar tu tiempo y emplearlo de otro modo?

Como recomendaciones te planteamos:

1º) Haz la prueba por un día, establece cuáles son las prioridades principales de las secundarias.

2º) Disfruta de cada momento, de cada actividad que estés realizando sin pensar en la que vendrá después.

3º) Tómate el tiempo necesario para realizarlo de manera relajada y con calidad.

4º) Valora si realmente tardaste mucho más tiempo o si posiblemente lo aprovechaste más al ir más despacio y viviendo ese espacio presente.

5º) Si la respuesta es negativa, puede que las preocupaciones excesivas, los síntomas de angustia te impidan desacelerar tu ritmo.

6º) Si la respuesta es positiva, tal vez descubras que eres el motor capaz de autoprovocarse estrés o de autoregularse de un modo más eficaz.

Recuerda: vivir de un modo más sosegado es posible, y sirve de prevención, pues tu salud física-mental depende de ti, está en tus manos, no se trata de algo no controlable, una parte importante es tu responsabilidad.