fbpx
5/5 - (2 votos)

Llega el verano, las vacaciones y el tiempo libre para broncearse al sol. Todos sabemos que hay que tomar el sol con precaución y usar crema protectora. Pero querer lucir un buen bronceado lleva a algunas personas a la tanorexia. Quédate con nosotros para conocer todos los detalles.

Qué es la tanorexia

La tanorexia es la adicción al bronceado, ya sea tomando el sol en exceso o mediante las sesiones de rayos UVA. Para algunas personas, tener la piel bronceada les lleva a obsesionarse, nunca están lo suficientemente morenos y pueden llegar a poner su salud en peligro.

Como saber si tienes tanorexia

Para saber si padeces este trastorno, debes ser consciente de los síntomas y muchas veces escuchar a las personas que tienes más cerca. ¿te comparas con otras personas sobre el tono de piel?, ¿ocultas quemaduras de la piel a los demás?, ¿tomas el sol en las horas de más riesgo?

Si has contestado positivamente a alguna de estas preguntas es el momento de preocuparse. A partir de aquí, puedes observar más señales de alerta conociendo los principales síntomas de la tanorexia.

Síntomas

Este es un trastorno difícil de detectar por quien lo padece. A continuación, vemos los síntomas más evidentes de la obsesión con el bronceado

  • Comparación con otras personas sobre el tono de la piel
  • Quemaduras en la piel
  • Tomar el sol en las horas de más riesgo
  • Dejar de hacer otras actividades solo por tomar el sol
  • Obsesión por aumentar y mantener el bronceado
  • Tener síntomas de ansiedad asociados al tono de la piel

Consecuencias de la tanorexia

Puede parecer que el hecho de querer estar moreno no haga daño a nadie, pero nada más lejos de la realidad. La obsesión con el bronceado lleva a muchas personas a padecer quemaduras en la piel e incluso algunos tipos de cáncer, como los melanomas.

Otra de las enfermedades asociadas al exceso de sol es el envejecimiento prematuro de la piel, lesiones oculares e incluso comportamientos autodestructivos.

Tratamientos para la adicción a tomar el sol

Para el tratamiento efectivo de la tanorexia se recomienda acudir a un psicológico de tipo cognitivo conductual. Así se tratan los diferentes pensamientos irracionales que llevan a conductas inadecuadas.

Lo que se consigue con esta terapia es mejorar la visión del paciente sobre su propio cuerpo, cuestionar la importancia del aspecto físico y eliminar los problemas de ansiedad o depresión subyacentes.