fbpx
5/5 - (2 votos)

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, por sus siglas TDAH, es un trastorno en el que el cerebro funciona de un modo que conlleva a que las personas se muevan continuamente, cambien el foco de atención con mucha frecuencia y sean impulsivas. Estas actuaciones se encuentran tanto en tareas motrices como en tareas cognitivas.

Cómo podemos clasificar este trastorno

Hay ciertos niveles o clasificaciones dentro de esta alteración, que lo hacen distinto en su afección a distintos pacientes. Según el DSM V, existe la siguiente clasificación:

  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad con presentación combinada.
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad con presentación predominante de falta de atención.
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad con presentación predominante hiperactiva-impulsiva.

Es importante observar también los posibles problemas de autoestima  y problemas de relaciones interpersonales tanto familiares, entre iguales y con educadores.

Cómo detectar el TDAH en niños

Para detectar si su hijo entre 4 y 12 años tiene este problema, observe estos comportamientos en su vida habitual:

  • No se está quieto.
  • Cuando está sentado no para en la silla.
  • Habla constantemente.
  • Le cuesta concentrarse.
  • Parece no escuchar.
  • No termina casi ningún tipo de tarea.
  • Se mueve con brusquedad.
  • No piensa antes de responder cuando se le pregunta.
  • Interrumpe  a los demás.
  • Le cuesta esperar.
  • No piensa en las consecuencias de sus actos.
  • Todo lo quiere conseguir inmediatamente.

Estos comportamientos serán parecidos en el ambiente familiar y educativo.

Si más de la mitad de esos comportamientos se han respondido afirmativamente, es posible que su hijo tenga hiperactividad. Pero ante ello no haga su propio diagnóstico, consulte a profesionales especializados que le evalúen, oriente y trate este problema de forma adecuada.

Que causa el trastorno de déficit de atención con hiperactividad

Según distintas investigaciones promovidas por el Instituto Nacional de Salud Mental, sabemos que esta alteración puede ser causada por la interacción entre el medio ambiente y la información genética de quien la padece. Lo mismo que ocurre con otras enfermedades similares, hay una cantidad de factores que pueden causar o desencadenar TDAH. Estos factores se refieren a los genes, el consumo de tabaco o alcohol durante el embarazo, la exposición a agentes tóxicos a una edad temprana, lesiones cerebrales e incluso el bajo peso al nacer.

Cómo tratar el TDAH

Actualmente no existe una cura para esta enfermedad. Lo que sí existen son diversos tratamientos para reducir los síntomas y ayudar a mejorar la vida de quien padece este trastorno.

El tratamiento habitual puede variar entre algún tipo de medicamento, terapia mediante educación o capacitación, tratamiento mediante psicoterapia o una combinación de todos.

En cualquier caso, si piensa qué su hijo o un familiar cercano puede estar afectado de Trastorno de Deficit de Atención con Hiperactividad, le aconsejamos que se ponga en manos de un profesional que pueda llevar su caso.