Valoranos!

Un error es no acertar en una toma de decisiones o no acertar en algo que se decide o se hace y que puede perjudicar a uno mismo o a alguien de su entorno.

Unas veces este acto se hace  con intención y otras veces no, pero después de reflexionar sobre lo ocurrido podemos pensar que quizás deberíamos haberlo hecho de otra forma para no causar el efecto que podría haber causado o de hecho causó en otras personas.

Los errores pueden ser:

  • Personales, porque nos afectan solo a nosotros.
  • Interpersonales, que afectan a otras personas de nuestro entorno.

Hay personas que, una vez cometido el error, se resisten a afrontarlo,  por lo que no se hacen responsables de él ni aceptan sus consecuencias, por lo que en ocasiones, aunque se sientan culpables, se mantienen en la postura de no reconocerlo, buscando que los demás no se percaten de la situación para no deteriorar así las relaciones personales y puedan verse éstas afectadas. Otras veces se minimizan las consecuencias, se intenta descargar las culpas en otras personas, adoptando la postura  de “nunca soy yo quien comete errores”, siendo así siempre los demás los que se equivocan. En esta ocasión la persona que actúa de esta forma consigue únicamente generar rechazo en los demás.

Es muy importante asumir la responsabilidad del error y ser capaz de expresarlo a quien corresponde, no debe olvidarse que asumir los errores es siempre un acto de valentía y la forma de expresarlo debe ser sincera, mostrando un acercamiento hacia la otra persona de manera que ésta sienta que se ha reconsiderado la actuación anterior. En muchas ocasiones la dificultad para este reconocimiento radica en nuestra historia de aprendizaje, no se nos ha enseñado a aceptar errores, en cambio siempre nos han llegado las recompensas cuando se han logrado aciertos.

Sin embargo, si nos esforzamos en conseguir este cambio en cuanto a la aceptación de nuestros errores y nuestras imperfecciones en nuestras actuaciones, estaremos trabajando nuestra capacidad de autorreflexión  y empatía en el sentido de ser capaces de ponernos en el lugar del otro y actuar en consecuencia.