Valoranos!

Cuando los padres nos planteamos las actividades extraescolares que pueden venir bien a nuestros hijos, frecuentemente pensamos en actividades académicas, pero es importante saber que a través de actividades lúdicas y deportivas, los niños desarrollan ciertas habilidades personales que son  esenciales para su desarrollo emocional.

A menudo nos encontramos a niños inseguros, con dificultad para relacionarse con los demás o que les cuesta aceptar las normas. En estos casos el deporte en equipo puede realizar una labor esencial.

Cuando un niño a través del juego o deporte aprende que entrenando se mejora, está entendiendo que el esfuerzo, el trabajo y la constancia le hace avanzar.

Cuando depende de los demás para llegar a un objetivo común, ganar el partido, el niño empieza a entender el beneficio del  trabajo en equipo.

Cuando no le queda más opción que comunicarse con el compañero, supera su timidez y sus miedos y habla con él.

Cuando una persona, en este caso el entrenador, le hace una crítica o impone una norma, el niño aprende a aceptarla.

Cuando el niño es capaz de ayudar a un compañero e incluso a un adversario porque ha caído, está aprendiendo a dejar a un lado sus intereses personales y a ver a la otra persona como alguien a quien debe respetar.

Cuando  acepta una derrota y vuelve a intentar superarse, el niño se está haciendo fuerte.

Cuando busca momentos después de un entrenamiento, de diversión con sus compañeros de equipo, está desarrollando sus habilidades sociales.

Cuando acude puntualmente al partido o entrenamiento está desarrollando el valor de la responsabilidad.

Cuando el niño entiende que su trabajo es importante para conseguir el objetivo y que puede conseguirlo, está trabajando la autoestima.

Desde el  paradigma de la psicología clínica se entiende que las relaciones personales afectivas son esenciales para el desarrollo de la personalidad.

Por todo esto el deporte en la edad infantil y juvenil es una forma divertida de desarrollar las habilidades de nuestros hijos  y  de hacerles superar sus carencias.