Valoranos!

Aunque el fin último que se pretende conseguir con la terapia psicológica es la felicidad del paciente, a veces no es fácil llegar a tal objetivo. La consecución de la felicidad plena debe ser el principal objetivo de la persona, aunque para ello es fundamental y necesario conseguir el equilibrio entre su realidad interior y la exterior.

Esto quiere decir que en muchas ocasiones la realidad exterior, esto es el entorno estimular que rodea a la persona, es mucho más positivo en términos objetivos de lo que la persona en sí misma es capaz de apreciar, y esta diferencia se debe a veces a ciertas creencias, prejuicios, manías, exigencias… o simplemente a una distorsión general de la realidad tal y como es, dándole más importancia a aspectos que no deberían ser relevantes. En definitiva lo que le sucede a esta persona es que no es capaz de apreciar lo que ya posee y en cambio pone su felicidad en manos de lo que carece, creándose así continuas frustraciones y sentimientos negativos, ánimo depresivo, tristeza, melancolía…

A modo de ejemplo vamos a exponer algunos aspectos importantes en cuanto a la relación que debemos mantener  entre nuestra realidad interior y la exterior que, desde nuestro punto de vista, se nos antojan fundamentales para conseguir encontrar la felicidad:

  • Evita que tu pasado pueda arruinar tu presente.
  • Si quieres avanzar, realiza proyectos y cosas nuevas que te ofrezcan alguna ilusión, no caigas en la rutina de hacer siempre lo mismo.
  • No te compares con los demás, ni los juzgues, valora lo que es tuyo.
  • No seas impaciente ni busques resultados ya, todo esfuerzo tiene su recompensa, pero debes esperar el momento.
  • No pongas tu felicidad en manos de los demás. Nunca puedes sentir felicidad o tristeza según la opinión de los otros. La tuya también cuenta.
  • Comienza cada día con buen ánimo y no te olvides de sonreír.

Y es más, no dejes para mañana lo que ya hoy mismo puedes comenzar a hacer. El fin merece la pena. ENCONTRAR LA FELICIDAD.