fbpx
5/5 - (3 votos)

Seguro que has oído hablar infinidad de veces de mindfulness como un método de relajación y autoconocimiento. Sigue con nosotros y te vamos a explicar de qué trata esta disciplina y cómo puedes ponerla en práctica en la vida cotidiana.

Qué es el mindfulness

Se trata de una disciplina meditativa occidental basada en prestar atención con plena conciencia al momento presente.

El mindfulness o conciencia plena consiste en prestar atención, momento tras momento, ya sea a sensaciones corporales, emociones, pensamientos, así como al ambiente próximo, mediante la aceptación, es decir, atendiendo a las emociones y los pensamientos sin juzgar si son correctos o no.

De esta forma, nos enfocamos en los que percibimos a cada momento, en el presente, es decir, en el aquí y ahora, en lugar de proceder con la constante rumiación acerca del pasado o preocupación sobre el futuro, ambas formas de pensamiento asociadas a la ansiedad y otros estados emocionales negativos.

Así pues, cabe señalar que desde la psicología clínica se han desarrollado varias aplicaciones terapéuticas basadas en esta disciplina,  para ayudar a reducir la ansiedad, la depresión, y el estrés.

Para que sirve el mindfulness

Esta técnica se usa principalmente para rebajar notablemente la sensación de estrés y ansiedad para las personas que la padecen de forma continuada. Ahora sabemos que esta técnica puede ayudarte en muchos más aspectos personales o profesionales:

Aumenta la creatividad

Cuando se practica esta técnica, la mente puede llegar a un estado de calma en la que nuevas ideas pueden brotar de la nada. Simplemente dejando a un lado las preocupaciones y las emociones negativas, el pensamiento se siente libre y más creativo.

Ayuda a aumentar las inteligencia emocional

A través de distintos estudios, conocemos que la práctica del mindfulness ayuda mejorar las relaciones interpersonales, lo que llamamos la inteligencia emocional. Es lógico pensar que al mejorar el autoconocimiento y reconocimiento de nuestras emociones, también reconoceremos las de las personas con las que nos relacionamos.

Es ideal para superar el insomnio

La práctica continuada de esta técnica, lleva a un estado de relajación y deja en un segundo plano las preocupaciones. Por tanto, a la hora de dormir, este estado de relajación favorece el sueño.

Cómo se practica esta técnica

Ahora bien ¿cómo podríamos aplicarlo a la vida cotidiana? A continuación algunos puntos a tener en cuenta:

1)      Conecta profundamente con aquello que estés haciendo, instante tras instante.

2)      Puedes practicar en tu habitación o cuando vas de un lado a otro.

3)      Cuando tu mente divague, dirige la atención a la inspiración y la espiración.

4)      Practica la respiración profunda para volver de nuevo al presente.

5)      La plena conciencia conduce a la concentración.

6)      La práctica continua te ayuda a conectar con tu interior.

Recuerda que, estés desayunando, cepillándote los dientes o yendo hacia el trabajo puedes ejercitarte en la plena conciencia, simplemente dirigiendo tu pensamiento en lo que estás haciendo en ese preciso momento, no en lo que vino antes o lo que vendrá después, así ayudas a serenar tu mente y te sentirás en armonía contigo mismo/a.

4 técnicas para practicar mindfulness

Ahora te propongo cuatro técnicas para que puedas practicar mindfulness a cualquier hora del día. Como verás, son una serie de ejercicios muy sencillos. Te animo a realizarlos para ayudarte a bajar tu nivel de estrés.

Estira tu cuerpo

Cuando tengas un momento libre, puedes estirarte o desperezarte como si fueras un gato. Es un buen ejercicio que se debería realizar a diario. Fíjate cómo se mueve cada uno de tus músculos y aprecia la sensación de estirarte, es una buena forma de tener atención plena.

Práctica la escucha atenta

Seguro que tienes muchas conversaciones a lo largo del día con personas relacionadas con tu trabajo o entorno social. Para este ejercicio, debes escuchar atentamente a la persona que te habla, sin interrumpirla y sin dar tu opinión.

Una buena idea es pararte, respirar y evitar los pensamientos que te vengan a la mente. Simplemente presta atención a lo que te dice tu interlocutor.

Dibuja

Puede parecer que dibujar no esté relacionado con el mindfulness, pero te aconsejo que realices este ejercicio a diario. Haz un dibujo sin importar si queda bien o mal, la idea es hacer garabatos sobre el tema que quieras.

De esta forma, si observas con atención, te estás enfocando en tu dibujo y estás dejando a un lado los pensamientos automáticos que vienen a tu mente, alcanzando la atención plena.

Auto chequeo

Toma un rato cada día para pensar en el momento presente y auto analizar tu cuerpo. La idea es tomarte un descanso para tomar conciencia de lo que hace tu cuerpo, tienes sed o hambre?, que postura corporal tienes?, notas frio o calor?, estas apretando los dientes?, etc.

Te sorprenderás de lo que acabas conociendo de ti mismo si lo realizas varias veces al día.