fbpx
5/5 - (3 votos)

Durante el verano nuestra rutina diaria cambia, así como nuestros hábitos alimentarios y rutinas de ejercicio. Tras volver de las vacaciones, debemos organizarnos y volver a realizar todas las tareas que realizamos antes de irnos de vacaciones.

Define bien tus propósitos

La planificación lo es todo, sobre todo cuando hablamos de nuevos propósitos y rutinas a las que aún no estamos habituados. Coge lápiz y papel y empieza a planear como va a ser tu vuelta a la rutina, macándote objetivos realistas y ordenándolos por orden de importancia.

Los propósitos más comunes después del verano

Apuntarnos al gimnasio

Durante las vacaciones de verano no es muy habitual que realicemos actividad física más allá de nadar en la piscina o en la playa, quien tenga oportunidad de ello, tras la vuelta a la rutina necesitamos una actividad física más intensa para poder despejarnos de la rutina y tener nuestro cuerpo en perfecto estado para poder sobrellevar todas las actividades que nos surjan durante la vida diaria.

Hacer dieta

En verano nos relajamos a la hora de la comida, nuestra rutina de comida cambia, así como los horarios y la manera de comer. Es habitual que en este tiempo abusemos de la comida entre horas, o comida en chiringuitos, por eso es muy importante volver a nuestra dieta habitual para que nuestro cuerpo no sufra tras haber estado tanto tiempo comiendo mal.

Dejar de fumar

También es muy común que durante nuestras vacaciones desconectemos tanto de todo que se fume o beba más de lo habitual, ya que son más comunes las reuniones con familiares o amigos y esto hace que seamos más sensibles a la hora de consumir estas sustancias. Dejar de fumar es una decisión muy importante para la salud y la vuelta de las vacaciones puede ser el momento ideal para conseguirlo.

Ahorrar

A pesar de que cuando acaban las vacaciones es hora de preparar la vuelta al cole, sobre todo si tienes hijos, plantearse alguna manera de ahorrar es un buen propósito en el que centrase. Para que el ahorro se haga efectivo, debes ser honesto contigo mismo y no plantearte objetivos muy ambiciosos.

Preparar viajes o actividades

El verano acaba, pero siempre podemos organizar la siguiente salida con la familia o los amigos, podemos buscar un próximo destino al que viajar un fin de semana. Lo bueno de preparar otras actividades de ocio a lo largo del año es evitar la llamada depresión otoñal.

Dejar atrás los malos hábitos

Todo esto debemos tenerlo en cuenta a la hora de volver de las vacaciones, necesitamos dejar atrás los hábitos malos que hemos cogido durante el verano y volvernos a habituar a los buenos hábitos de la rutina diaria que seguiremos durante el resto del año.